Todo está muy caro hoy en día, sobre todo, los votos del Congreso

0

Por: La Pulga Amaestrada

¡Ah pero qué votos tan caros!.- ¨Poco a poco va saliendo el peine del por qué se atoró tan feo el tema de la renegociación de la deuda y, con él, el consabido, sobado y cacareaqueado sistema anticorrución.

Ahora sí que, como dice la canción de “Los perritos”, de los 22 votos que tenía “sólo me quedaron 16, 16, 16”. Así le pasó al gobierno de Javier Corral, en cuestión de un lapso de entre el sábado y el domingo previos a la Período Extraordinario de Sesiones del Congreso.

Por lo pronto, los dos votos del PT, que los daban por buenos, se cayeron cual si fueran fruta podrida del árbol. ¿Por qué? porque el partido de la familia Aguilar no recibió el pago que había pedido: nada más y nada menos, que hicieran a Rubensito Aguilar miembro de la Judicatura del Estado. ¡Ahí nomás!, diría Clavillazo. El Jr. de la política local pasaría de administrador de bares a vigilante de jueces, así de rápida la transformación. Pero como no se la dieron, p´a-bajo los votos del PT.

Voto de venganza…¿o de cobranza? Lo del PRI era más sabido que sobado: se iban a atrancar por dentro con la cantaleta de que Corral le iba a sumar 20 mil millones de pesos al cuentón que dejó César Duarte. Y no es que las diputadas “rosas”, como ellas mismas se hacen llamar, sino que tenían la consigna de cobrar la factura del inminente desafuero de Karina Velázquez y la cancelación de la notaría de Guillermo Dowell.

Donde manda pehe-capitán, no gobierna diputado.- De la y el diputado de MORENA, no hay mucho qué buscarle: estaban como para partir un piñón con el Gobierno del Estado hasta que les llegó el “Pehaso” desde el centro de mando del partido propiedad de Andrés Manuel López Obrador: nada con el PAN. De aquí en adelante, es todo un “no” hacia Javier Corral y se acabó “¡¿entendieron?!” No, pues así por la buena, cualquiera.

Derecho de pataleo.- Por lo que hace a los diputados rejegos del PAN, pues nada, que usaron la desaprobación de la restructura de la deuda para cobrarse la remoción de Miguel Latorre como jefe de bancada y la inminente limpia de personajes ligados a la “Triple M” (Maru, Miguel Latorre, Mario Vázquez, ¡toda la PAN-Duartada!). Así es esa parte del panismo: no le importa tronar a los gobiernos emanados de su partido con tal de cobrar venganza.

Lo que es increíble es el motivo que dio la diputada Liliana Ibarra para no asistir siquiera a la sesión: que el PAN “no la apoyó” cuando se agarró a punta de “feisbucazos” con el locutor juarense Quinta. ¿Apoyar? Si no había ni cómo ayudarle. Mira que agarrarse con un cibernauta y hasta retarlo a verse en la calle, cual pleito de cantina, no da margen de maniobra para echarle la mano a nade.

¿Política de alianzas del PRD? sí, claro, pero no con el PAN.- Con su no voto a favor, la diputada Crystal Tovar dejó en claro que su partido, el PRD, mantiene un férreo lazo de unión con el duartismo, el mismo que su tía, Hortensia Aragón, se encargó de amarrar cual nudo de marinero.  En México podrán acordar lo que quieran y hasta unirse para bajar a López Obrador, pero aquí en Chihuahua, el matrimonio del PRD con Duarte es indisoluble.

Borradorazos de profe regañón.- César Jáuregui, secretario general y varias veces legislador, no se tentó el corazón cuando criticó a los diputados por haberse negado a votar sus las dos iniciativas estrellas de su gobierno. “Escupen hacia arriba”, les dijo.

Les dijo abiertamente que “el que obra mal se le puede el tamal”, porque lo que hacen es afectar al Estado con tal de que el Gobierno del Estado no logre sus objetivos, sin importar los daños colaterales.

Y no paró ahí: Como quien regaña al alumno reprobado, Jáuregui les recordó a los legisladores que tuvieron la oportunidad de preguntar todo lo que quisieran en su momento, pero se esperaron hasta el día de la votación para reventar el cambio.

Pero también le echo un poco a los diputados panistas, al decir que lo que faltó no fue oficio político, sino convencimiento para que las reformas pasaran de una vez.

Sin embargo señalaron que no se irán por la vía fácil, ya que podrían reestructurar la deuda sin la aprobación del Congreso, debido a que se mejoran las condiciones financieras, pero buscarán que otros sectores se pronuncien para lograr un frente de apoyo que permita lograr los cuatro votos que les faltan para aprobar la reestructuración

Comparte:

Del Autor

Deje su comentario