Un espectáculo que va a la baja

0

Por: La redacción
Las grandes atrapadas, jugadas explosivas y nuevas tomas de televisión no han ayudado a que la NFL sea lo que ha sido por años, el gran espectáculo que atrapaba la audiencia cada fin de semana, esta temporada es en especial un tanto gris, pero los motivos de esto pueden resumirse en dos o tres. Desde mi punto de vista existe una gran crisis de sacar nuevas estrellas, pero estas son cada vez menos y las grandes figuras se empiezan a retirar, además de que existe el factor de las lesiones que cada jornada cobra sus víctimas, casi todos los juegos reportan lesionados, lo que va mermando el espectáculo.

Estamos por llegar al primer tercio de la temporada y pareciera que la liga no prende, los juegos están plagados de errores, mientras que las grandes rivalidades como normalmente se dice, no son lo que eran antes.

Basta con revisar algunos casos para ver como la liga va cuesta abajo en materia de espectáculo; no es un secreto que los Patriotas dejaron de ser los dominantes, si ganan pero sufren mucho más, su mariscal de 40 años ya empieza a dejar ver que es hora de retirarse; el problema es que no se ve que vaya a surgir un equipo que logre atraer a los jóvenes con su dominio, como en su momento lo hicieron los mismos Pats. El otro grande de la Americana se tambalea, los Acereros ya no son los temibles de negro y amarillo, y su mariscal en su último juego fue abucheado al ser interceptado 5 veces, pero es un tanto ingrato que alguien que les ha dado tantas alegrías, salga del campo como si fuera una decepción.

Por la Nacional está aún peor, ya que parece que ningún equipo quiere tomar el título del rival a vencer, ya que mientras los Vaqueros dejaron de ser el gran regreso, su corredor estelar parece más preocupado por sus asuntos legales que por ganar yardas, los Empacadores ganan gracias a que Rogers aún tiene agallas, pero los golpes lo han ido mermando, mientras que los Halcones Marinos dejan mucho que desear, y Atlanta es un equipo de temporada, pero no para una dinastía, además de que su mariscal ya no es tan joven.

Resulta triste ver que muchas de las notas se han centrado en quien se hinca o no mientras entonan el Himno y las amenazas de un hombre en el poder, o ver como muchos jugadores se despiden de la temporada por lesiones; creo que la liga debe estar muy preocupada por este último tema, porque es muy probable que los equipos terminen jugando con una buena parte de sus suplentes, más pañuelos o cambios a las reglas no están sirviendo como se esperaba, a los jugadores se les exige más, al grado que parece que se les olvida que son humanos.

Comparte:

Del Autor

Deje su comentario