Una gran historia de barcos

0

Por: Yahoo

Tanner Broadwell, de 26, y Nikki Walsh, de 24, tenían un sueño, viajar en velero al Caribe. Para ellos decidieron vender todo lo que tenían e invertirlo en un barco que sería también su casa. Pero un imprevisto se cruzó en su camino y dos días después de zarpar naufragaron. Tras una polémica campaña para recaudar fondos que les ayudasen a rescatar su barco, su historia llegó a un médico jubilado que decidió hacerles una generosa oferta: su barco por un dólar.

“Mi novio y yo habíamos planeado durante un año comprar un velero, vivir en él y navegar hasta el Caribe. Nuestros planes futuros eran navegar por el mundo algún día. Vendimos todas nuestras pertenencias y nuestro automóvil para comprar nuestro velero de 28 pies y nos mudamos a él con nuestro pug de 2 años, Remy”, relataba en febrero Walsh en la página de GoFundMe abierta para reanudar fondos.

Sin embargo, la polémica les estaba esperando cuando el texto, según explican en El Nuevo Herald, comenzó a ser modificado. Primero dijeron que necesitaban 10.000 dólares para rescatar el Lagniappe, su bote. Después, cuando superaron esa cantidad, que comprarían uno nuevo para continuar con su sueño de navegar.

Según ha explicado Broadwell, “fue un malentendido. Solo cambiamos GoFundMe porque logramos los 10.000 dólares que necesitábamos y la gente siguió enviándonos dinero. Queríamos que supieran a qué se debía llegar. No queríamos que la gente creyera que aún necesitábamos más dinero para el salvamento. Pero los rumores se extendieron. De repente, tuvimos personas pidiéndonos reembolsos y llamadas de protección contra fraudes, diciendo que necesitaban recibos, que los estamos enviando”.

Con la página investigando su caso y el texto de vuelta a su estado original, las aguas parecen haberse calmado y todo apunta a que esta pareja que lo vendió todo para cumplir un sueño que duró dos días podrá intentarlo de nuevo.

La última noticia es que Mark Reinecke, un médico jubilado de Florida, al conocer su caso, sintió una empatía especial con la pareja y decidió hacerles una oferta muy jugosa. Les ha vendido su barco, el Odyssey por un dólar. Para él, el relato de Broadwell y Walsh estaba lleno de coincidencias que le recordaban a él y su esposa. Como él, estos jóvenes eran de Colorado, amaban navegar y tenían un pug que le recordaba al suyo.

Así que a sus 77 años y con problemas de salud que le impiden seguir navegando, decidió que su embarcación merecía algo mejor que estar amarrada al puerto sin moverse. Por eso se puso en contacto con la pareja y les hizo una oferta que hará que pronto vuelvan a navegar hacia el Caribe.

“Ese barco es como parte de nuestra familia, pero también sentimos que el velero merece estar en el mar, no solo parado allí, así que cuando surgió esta situación, dijimos: ‘Dejemos que lo tengan’. Es como pasarlo a la próxima generación”, ha declarado Reinecke al Tampa Bay Times.

Comparte:

Del Autor

Deje su comentario